El baterista de The Who, Keith Moon, se tomó unos tranquilizantes para caballos con brandy antes de un concierto y luego tocó cada vez más despacio hasta que se desmayó mientras tocaba «Won’t Get Fooled Again».

El baterista de The Who, Keith Moon, se tomó unos tranquilizantes para caballos con brandy antes de un concierto y luego tocó cada vez más despacio hasta que se desmayó mientras tocaba «Won’t Get Fooled Again».

La banda metió a Moon a bañarse, tratando de reanimarlo, y pudieron mantenerlo consciente el tiempo suficiente para tocar ‘Magic Bus'». Después de eso, Pete Townsend le preguntó al público si alguien tocaba la batería, y un chavo de 19 años salió de la multitud para acompañar a The Who en tres canciones más.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus (0 )
Abrir chat
Escríbenos